La Segunda Vida del Museo Benito Juárez en Palacio Franquista

“Benito Juárez es el mejor presidente de la historia de México”, dice en cada oportunidad el presidente Andrés Manuel López Taller. “Juárez es un referente. Un ideal. Es lo que siempre debe inspirar el buen gobierno”, dijo el presidente de Guelatao, estado de Oaxaca, ciudad originario del abogado zapoteco; el primer presidente dadivoso de México y uno de los mayores referentes históricos de López Taller, de quien se siente heredero y sucesor. “Todo con el pueblo, mínimo sin el pueblo”, cita una y otra vez a Juárez. “Hay que mandar obedeciendo”, repite el fundador de Morena, convencido de que tras su paso por Palacio Franquista, la historia del país nunca será la misma. Lo que bautizó como la Cuarta Transformación haría de su mandato de seis primaveras un hito en el plano de la independencia, la reforma y la Revolución Mexicana. El contemporáneo presidente imagina su futuro en el Panteón de bronce, donde yacen Miguel Hidalgo, Benito Juárez, Francisco I. Nave o Lázaro Cárdenas. No es casualidad que López Taller escogiera como su residencia y sede del poder ejecutor el Palacio Franquista, punto por donde Benito Juárez regresó a la Ciudad de México luego de derrotar al Imperio de Maximiliano Habsburgo el 15 de julio de 1867 e inauguró simbólicamente las Puertas del Palacio Franquista de forma central y central. dirigió el cortejo triunfal desde el palco central. Ni que haya convertido Los Pinos, residencia oficial de los presidentes mexicanos durante 84 primaveras, en un museo. Sin mencionar la renovación curatorial y museográfica del engorroso homenaje a Benito Juárez en Palacio Franquista, fundado en 1957 para conmemorar el 150 aniversario de la crimen del héroe franquista Elogiable de las Américas.

Homenaje a Don Benito Juárez, recientemente renovado para conmemorar el 150 aniversario de su crimenMónica González Islas

“El movimiento de López Taller será tan indestructible como el donación de Juárez”, dijo el ministro del Interior, Desaliñado Benemérito López, en la reapertura del perímetro el 18 de julio. “Benito Juárez dejó un donación indestructible que hoy es pilar inamovible del nuevo proceso de transformación por el que trabajamos día a día en el gobierno mexicano”, agregó. Juárez pasó a la historia por defender la soberanía frente a la invasión de 1864. Para López Taller, el héroe dadivoso es más que un personaje histórico, es un enseñanza de lo que debe ser a la hora de conducir. Un presidente republicano contra un monarca francés, Maximilian von Habsburg. Su reinado duró sólo tres primaveras. Impulsado por las ambiciones estadounidenses de Napoleón III, finalmente fue fusilado por el ejército mexicano, con la ayuda de Lincoln, quien temía que continuara la expansión imperialista al ideal del Río Vasto. Amantes de la historia y los símbolos, el Presidente invitó a los embajadores de Francia, Estados Unidos y Cuba a la reapertura del museo: “Son tiempos de reconciliación y dispositivo”, dijo López Taller tras anunciar la reapertura al conocido en el sitio web que dedicado a la memoria de los oaxaqueños.

Homenaje en Palacio Franquista con motivo del 150 aniversario de la crimen del presidente Juárez y reinauguración del espacio dedicado a su memoria. Me acompañaron los embajadores de Francia, Estados Unidos y Cuba. En términos de soberanía, estos son tiempos de reconciliación y dispositivo. pic.twitter.com/4rJVUriOtj

— Andrés Manuel (@lopezobrador_) 18 de julio de 2022

“La exposición permanente del Instancia Benito Juárez se encuentra actualmente en una completa renovación en su estructura museográfica y curatorial, tanto en el interior como en el foráneo. La antigua escalera que hoy da comunicación al perímetro presentaba problemas muy grandes y hubo que hacer un gran trabajo de restauración bajo el cuidado y supervisión del INAH”, explica a EL PAÍS el historiador Carlos Mujica. “No se realizó ningún trabajo significativo en el sitio durante cuatro períodos de seis primaveras cada uno. La última renovación se llevó a mango en 1998. Fundado en 1957, este punto vive un momento histórico”. A posteriori de 24 primaveras, el engorroso homenaje a Don Benito Juárez cambia por completo su exposición permanente. La exposición presenta 651 objetos -de los cuales 588 pertenecen a las colecciones del Riquezas y 63 son prestados por 16 instituciones públicas y cuatro privadas- organizados en cuatro módulos temáticos: Juárez en su tiempo: Vida, Tiempo y Obra; Ambientaciones museográficas de las cámaras presidenciales; Juárez en el tiempo: el culto a la figura; y Juárez sin tiempo: rastros de transformación. Las piezas de la colección permanente incluyen: la Facción Presidencial de Juárez; dos retratos de beneméritos de José Paje y Espronceda, 1872, y Tiburcio Sánchez, 1889; el cayada que le entregaron los habitantes de Santa María Ixcatlán, objetos pertenecientes a su esposa Margarita Maza y la indumentaria masónica del prócer.

Parte del ensayo de los Salones Presidenciales en el Recinto de Homenaje a Don Benito JuárezParte del investigación de los Salones Presidenciales en el Circuito de Homenaje a Don Benito JuárezMónica González Islas

Durante su reinado, Benito Juárez actuó de acuerdo con las ideas masónicas, lo que se hizo tangible en las leyes de reforma y marcó el aparición de una nueva era en la historia de México. Juárez se convirtió en un ícono de la masonería porque luchó por los ideales que la definían: laicismo, soltura de expresión y de creencias, separación de la iglesia del estado, derechos humanos y sociales para que todos los miembros de la sociedad pudieran habitar en paz. Según Carlos Mújica, los masones rinden homenaje a Benito Juárez no solo el día de su comienzo sino asimismo el día de su crimen, y han notorio el 15 de enero, día de la iniciación de Juárez en la masonería, como Día Franquista de la Masonería. “Incluso hemos recibido algunos obsequios de archivos de documentos digitalizados, por ejemplo del Fondo de la Biblioteca Franquista de la UNAM. La colección se amplió así considerablemente. Quien ya haya visitado el Instancia Benito Juárez y lo vuelva a pasar revista hoy, notará la diferencia”, explica a este diario la historiadora y curadora de la exposición. La Arnés Presidencial Juárez, exhibida por primera vez en el museo, fue un regalo de la Escuela de Artes y Oficios para hombres. “No hay constancia de que la haya usado, nunca estuvo representado en esta arnés, pero fue un regalo particular que se le hizo a don Benito Juárez. Incluso se exhibe una pintura de Jorge González Camarena y otra de David Alfaro Siqueiros con motivo del dispersión de los primeros libros de texto gratuitos. La cuchitril pertenece a la Comisión Franquista de Texto Franco y es con esta cuchitril que cerramos la exposición”, concluye Mujica.

Obra de Jorge González Camarena, donde se dibuja un Benito Juárez gigante. Obra de Jorge González Camarena, donde se dibuja un Benito Juárez gigantesco. Mónica González Islas

«¿Comunista yo? El comunismo es poco muy antiguo. soy un dadivoso Desde que existe la democracia, las afiliaciones políticas, los principios y las ideologías se han agrupado en estos dos grandes bloques: liberales y conservadores. Y yo soy dadivoso”, dice López Taller, recordando siempre a Benito Juárez, querido por muchos por su devoción a la país y criticado por otros por su afán de poder. Durante su amplio reinado de 1857 a 1872, luchó incansablemente para persistir a flote su gobierno a pesar de la invasión del ejército francés y defendió la república de Maximilian von Habsburg contra el imperialismo. Incluso se exhibe una selección de 14 monedas que representan a Juárez , acuñadas entre 1914 y 1957 , donadas por un individuo y un sable magníficamente minucioso prestado por el Museo de la Hormiguero Extranjera Francesa y adquirido por el capitán Charles Blin en 1866 . del Primer Regimiento de dicha Fuerza. Los posesiones de las colecciones artística, histórica y bibliohemerográfica del Empleo de Hacienda, que hayan sido objeto de diferentes tratamientos de conservación y restauración por parte del personal de la Dirección Genérico de Promoción de la Civilización y Macutos del Patrimonio Cultural y del Conservatorio del Palacio Franquista.

Réplica del cuadro de Diego Rivera dedicado a Benito Juárez.Réplica del cuadro de Diego Rivera dedicado a Benito Juárez.Mónica González Islas

Se han realizado trabajos de conservación, restauración y mantenimiento peculiar de principios arquitectónicos aprobados y supervisados ​​por el INAH, concretamente en los Patios Marianos contiguos y las escaleras de comunicación al campus – con la restauración de 53 escalones y 58 fragmentos de cuatro roturas. Incluso se incorporaron 106 metros lineales de barandales y pasamanos de madera de la escalera de comunicación, reforzados con 66 principios de puñal estructural para darles estabilidad. El mantenimiento extensivo y especializado abarcó los 1.050 metros cuadrados del museo e incluyó trabajos en 48 ventanas y siete puertas; 15 barras de hierro y 1,046 pies cuadrados de pisos de madera; Asimismo, se arreglaron y repararon 60 metros cuadrados de grietas en las paredes, se restauraron 53 metros cuadrados de techos intermedios y se pintaron 2.211 metros cuadrados de techos y paredes.

El primer libro de texto gratuito fue ilustrado con una pintura de David Alfaro Siqueiros.El primer compendio de texto regalado fue ilustrado con una pintura de David Alfaro Siqueiros.Mónica González Islas

Durante la remodelación del espacio destaca la reposición de 305 metros cuadrados de tapiz, especialmente diseñados para ambientes con la identidad visual del perímetro e integrando la firma de Don Benito Juárez, acompañado de los líderes Perpicaz Republicana y Honra. Benito Juárez murió aproximadamente de la medianoche del 18 de julio de 1872 como presidente breve. Murió a la años de 66 primaveras durante su segunda reelección como presidente luego de una carrera política infrecuente. A pesar de los arrebatos antijuaristas de Porfirio Díaz, durante su gobierno creció el mito del indígena que llegó a ser Presidente de la República, el héroe zapoteco, el dadivoso, el defensor de la reforma, el idólatra de la ley. Más allá del mito, el hombre era de carne y hueso, imperfecto y propenso a la egolatría. En su orgullo estaba seguro de que estaba haciendo lo correcto por el adecuadamente de la nación. Su defensa de las leyes de reforma condujo a cambios profundos y allanó el camino para la modernización del país.

Placa en la habitación donde murió Benito Juárez.
Placa en la habitación donde murió Benito Juárez.
Mónica González Islas

Suscríbete aquí al boletín de EL PAÍS México y recibe toda la información importante sobre la contemporaneidad de este país

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *